¡Tenés que saberlo!

Una nueva forma de trabajar

En plena era digital, el mundo laboral demanda un esfuerzo de adaptación tanto a las empresas como al talento. Las formas de entender el trabajo y de trabajar también están cambiando, facilitadas por la aparición de nuevas tecnologías que ponen el foco en los/as colaboradores/as, para que se sientan más satisfechos, motivados y productivos. 

 

 

En este contexto, surgen nuevas metodologías de trabajo como el “Smart Working”, que supone un nivel más avanzado del ya conocido “teletrabajo”.

Se trata de un modelo de trabajo basado en dar al trabajador todas las herramientas necesarias para alcanzar su máximo rendimiento profesional desde cualquier lugar, trabajando a distancia y en equipo, adoptando la movilidad y flexibilidad horaria propias del teletrabajo y fusionándolas con el uso de nuevas tecnologías.

El mismo propone una gestión más eficiente de las personas y busca no sólo aumentar la productividad y el rendimiento, sino también la satisfacción del talento, facilitando la conciliación.

A diferencia del teletrabajo, el Smart working se apoya en las nuevas tecnologías no sólo para permitir al profesional decidir el lugar de trabajo, sino también el horario y las herramientas. Este sistema intenta adaptar el empleo al profesional permitiéndole un alto grado de autonomía.

Sin duda, la implantación de esta nueva forma de trabajar supone un reto tanto para las empresas como para los trabajadores. Las organizaciones tienen que proveer una formación tecnológica a sus equipos que les permitan el desempeño óptimo de sus funciones y una comunicación fluida con la empresa. Además, deben proporcionar el acceso a dichas herramientas y conseguir que sean seguras, para poder garantizar así la confidencialidad de los documentos de trabajo.  Por su parte, los trabajadores no solo deben perfeccionar sus habilidades de autogestión para cumplir con los objetivos, sino también comprometerse a mantenerse al día de las nuevas tecnologías y favorecer la comunicación para evitar el aislamiento del equipo.

Ventajas del Smart Working:

  • Permite una mayor flexibilidad y movilidad a la hora de realizar tareas al requerir tan sólo una conexión a Internet.
  • Incremento en la productividad del trabajo empresarial que se logra con la determinación de unos objetivos claros para cumplir en un plazo establecido.
  • La libertad que se permite con este tipo de trabajo reduce los costes de una compañía.

Es cierto que poco a poco son más las empresas que están llevando a cabo una reorganización en su empresa al ser tan fuerte el impacto de las nuevas tecnologías en la realización de las tareas que requieren nuevas formas de organización y gestión.

Un trabajo que facilite la vida del empleado tiene impactos muy positivos en una empresa. No obstante, el Smart Working requiere que tanto la empresa como sus trabajadores/as muestren interés y colaboren de una forma receptiva y abierta para poder implantarlo de una manera más rápida como el nuevo concepto de trabajo en las organizaciones.


Ingresa aquí tu cv