El impacto de la tecnología en el mercado laboral

La irrupción de la tecnología en los procesos productivos, la cual a través de un largo proceso nos ha conducido a la hoy denominada Sociedad de la Información, no sólo propició cambios a nivel social, sino que conjuntamente con ellos, la introducción de nuevas modalidades de trabajo.

Uno de los cambios más radicales a causa de dicha introducción ha sido la automatización de los procesos de producción, la cual conllevó en un inicio, a la reducción de puestos de trabajo, al sustituir mano de obra por maquinaria, propiciando la pérdida de oficios manuales y artesanales. Sin embargo en la actualidad, la globalización de los mercados, incrementada por el advenimiento de Internet como su principal herramienta, ha propiciado el surgimiento de nuevas profesiones o especialidades las cuales se han impulsado para solventar las necesidades organizacionales, lo que supone además una mayor formación continua de los trabajadores para afrontar los nuevos retos. Profesiones relacionadas a la informática y las telecomunicaciones son consideradas las más demandadas hacia el futuro. Dichos cambios están siendo comprendidos por los centros educativos, quienes desarrollan carreras y programas  especialmente diseñados para atender la demanda laboral y hacer de las personas, trabajadores competentes. Es en este sentido  es que, el informe “Prospectivas de empleo y formación profesional en el Sector del Software y Servicios Informáticos (SSI) en Uruguay”1, determinó que el sector más demandado de aquí  a cinco años será el de diseño de aplicaciones móviles, seguido por el cloud computing.

Como consecuencia del apogeo tecnológico se han originado nuevas relaciones laborales entre trabajadores y empleadores. El acceso cada vez más igualitario a Internet, ha devenido en modalidades con mayor flexibilidad, adaptadas a las necesidades tanto de las organizaciones como de los trabajadores, quienes ya no permanecen en un mismo empleo por un largo período de tiempo como antaño, sino que la movilidad laboral es una de las tendencias presentes en la actualidad, principalmente entre las personas más jóvenes quienes son las más receptivas a estos cambios. Dado que cada vez es más difícil mantener su permanencia en una misma organización, constituye un desafío para estas fomentar la creatividad de los trabajadores y su  motivación, dándole la posibilidad de innovar en sus tareas, dado que el trabajo rutinario ya se encuentra en extinción, innovando así, en la gestión de personas.

 Acortando distancias

Derribando barreras culturales y bajo las nuevas formas de concebir el trabajo, se encuentran modalidades tales como el teletrabajo, el autoempelo o la teleformación. Definido como las tareas desempeñadas por los trabajadores mediante el uso de Internet y de las nuevas tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), la implementación del teletrabajo constituye uno de los cambios más importantes provocados por la tecnología.

De esta manera, miles de trabajadores desempeñan funciones para empresas que se encuentran fuera de fronteras, pudiendo también hacerlo para más de una organización a la vez.  Ideal para garantizar la flexibilidad que las nuevas generaciones aclaman, el teletrabajo permite a las personas desarrollar sus tareas desde cualquier lugar sin necesidad de disponer de un espacio fijo de trabajo y en cualquier momento, flexibilizando así la jornada laboral de las personas. Mediante el teletrabajo las organizaciones también se ven beneficiadas, ahorrando costos de infraestructura, transporte, servicios públicos, así como reteniendo a talentos que desean mayor flexibilidad laboral, al mismo tiempo que incrementan su productividad, al mejorar el rendimiento de sus trabajadores y la calidad de vida de ellos, a causa de la disminución de los niveles de estrés y  de insatisfacción laboral.

Si bien supone una inversión importante en tecnología y la buena disposición y responsabilidad del trabajador, el teletrabajo constituye una actividad que se ha impuesto en los últimos tiempos y es fuente de ingresos de miles de trabajadores. Las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación han venido para quedarse y al mismo tiempo continuar potenciando su desarrollo, por lo que es desafío de las organizaciones y de la sociedad toda, adaptarse a los cambio para extraer el máximo beneficio de ellas.

1. “Prospectivas de empleo y formación profesional en el Sector del Software y Servicios Informáticos (SSI) en Uruguay”, realizado por el Sistema Nacional de Formación Profesional (SNFP). Fuente: www.elobservador.com.uy; “TIC demandarán más empleo en el diseño de aplicaciones móviles”, 19/02/2015.

* http://espectadornegocios.com/core.php?m=amp&nw=NjYx