¡Tenés que saberlo!

28 de Abril Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo

Instaurado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) desde el año 2003, cada 28 de Abril se conmemora el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo. Si bien es concebido como un día de homenaje hacia todas las personas víctimas de accidentes laborales y enfermedades profesionales, el objetivo es reivindicar el derecho de todos los trabajadores de gozar de un empleo digno y saludable que promueva su bienestar y su calidad de vida.

Este año bajo la consigna “Únete a la construcción de una cultura de la prevención en materia de SST”, la celebración pretende concientizar tanto a los representantes organizaciones así como a las autoridades gubernamentales de todo el mundo, sobre los riesgos que posee no implementar acciones de mejora continua en materia de seguridad y salud laboral, promoviendo la instauración de políticas y culturas preventivas en todas las organizaciones, así como la generación de políticas gubernamentales que apoyen las mismas.

En este sentido, con la promulgación de la Ley Nº 19.196 el 18 de Marzo de 2014, nuestro país ha dado un vuelco legal en materia de prevención de riesgos, apostando a la concientización y a la promoción de la seguridad laboral. Estableciendo la responsabilidad penal de los empresarios frente a accidentes o siniestros ocurridos en su organización, la nueva normativa vigente promueve la implementación de efectivas políticas de Seguridad y Salud Ocupacional (SySO) dentro de las organizaciones, con el objetivo de garantizar condiciones de trabajo óptimas.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de “entornos saludables de trabajo”?

Definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el espacio “en el que los trabajadores y el personal superior colaboran en la aplicación de un proceso de mejora continua para proteger y promover la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores y la sostenibilidad del lugar de trabajo”1, un entorno de trabajo saludable es el aquel en el que todas las condiciones, tanto físicas como psicosociales, se encuentran aptas para que los trabajadores desempeñen su labor adecuadamente y sin el mínimo riesgo.

Siendo estos el motor principal de toda organización, fomentar su bienestar valorando en primer lugar la vida, constituye una herramienta fundamental tanto para promover su calidad de vida, permitiendo conciliar la vida familiar con la laboral, así como para obtener su compromiso, sin olvidar el impacto positivo que posee en la rentabilidad de las organizaciones, desde el incremento de la productividad y calidad de los servicios hasta el aumento de los niveles de motivación y compromiso de los trabajadores.

Es en este sentido que, en un artículo reciente, la Fundación Iberoamericana de Seguridad y Salud Ocupacional (FISO)2, destaca 10 beneficios de implementar adecuadas prácticas  en materia de seguridad para promover el bienestar de las personas y de las organizaciones dentro de los que se destacan: la vida en primer lugar, relación costo-beneficio de la prevención, productividad de la empresa, el cumplimiento legal, la calidad del producto o servicio y la responsabilidad social empresarial, entre otros.

El Autocuidado como herramienta de prevención en las organizaciones

Si bien es responsabilidad de toda la comunidad pregonar por la implementación de prácticas seguras, FISOL le otorga gran relevancia al Autocuidado. Entendido por ella como “el conjunto de habilidades y de competencias a los que recurre el individuo, para establecer procesos y manejos desde y hacia sí mismo, hacia el grupo, hacia la comunidad o hacia la empresa, con el objeto de gestionar y resolver sus propios procesos y su necesidad de desarrollarse como ser humano y frente a los desafíos del diario vivir”3, el autocuidado supone la implementación de acciones seguras y saludables en su estilo de vida por parte de cada persona, tendiente a salvaguardar el bienestar propio así como el de sus pares y la organización toda, constituyendo una herramienta de prevención clave dentro de las organizaciones. Como herramienta de prevención, el autocuidado se basa en la concientización de las personas y la adopción de conductas socialmente construidas referidas a la prevención. Si bien parte del ejercicio individual de estas prácticas, y sobre la base de la concepción del ser humano como factor fundamental y valorando la vida por sobre todas las cosas, es deber igualmente de las organizaciones promover programas de concientización con el objetivo de fortalecer dichas concepciones para la prevención de riesgos laborales.

1-      http://www.who.int/occupational_health/healthy_workplaces_spanish.pdf

2-      http://www.fiso-web.org/imagenes/publicaciones/archivos/4526.pdf

3-      http://www.fiso-web.org/imagenes/publicaciones/archivos/3749.pdf


Ingresa aquí tu cv