¡Tenés que saberlo!

Instruir a los nuevos colaboradores para obtener su máximo desempeño

Entendido como el proceso realizado al inicio de la relación laboral de un colaborador, la inducción supone una etapa fundamental en la vida laboral de una persona dentro de una organización.

Caracterizada por la incorporación de conocimientos sobre la cultura organizacional, tareas a desarrollar así como procesos para llevarlas a cabo o normas propias de la empresa, el proceso de inducción “es la integración entre un sistema social y los nuevos miembros que ingresan a él y constituye el conjunto de procesos mediante los cuales aprenden el sistema de valores, las normas, y los patrones de comportamiento requeridos por la empresa en la que ingresan. Asimismo el nuevo empleado debe aprender los objetivos básicos de la organización, los medios elegidos para lograr los objetivos, las responsabilidades inherentes al cargo que desempeñará en la empresa; los patrones de comportamiento requeridos para el desempeño eficaz de la función y el conjunto de reglas o principios que mantienen la identidad e integridad de la empresa”.1

Si bien muchas organizaciones desestiman este proceso, es fundamental para que el nuevo colaboradores introduzca en sus tareas y en la organización, de la mejor manera. Una mala gestión de la inducción puede acarrear desde el incremento de costos de tiempo y dinero, ya que la persona demorará más en adquirir o aprender lo que debe de hacer, sino también en la disminución de la motivación que toda persona posee al incorporarse a un nuevo empleo. La falta de objetivos claros, puede conllevar a una pérdida de la misma, repercutiendo negativamente en el rendimiento de la persona en la organización, así como en la disminución de su satisfacción. El ideal de todo proceso inducción viene acompañado por un “Manual de Inducción”, en el cual se esclarecen todos los puntos mencionados anteriormente y sirve de apoyo para la revisión del colaborador. Cada etapa del manual, debe tener su responsable, desde el área de Recursos Humanos, hasta su jefe o supervisor, deben tener participación en el mismo y estar al tanto de lo que allí se detalla. Del mismo modo, ellos son quienes deben encargarse de realizar la inducción, cada uno desde el sector que le corresponda. Se trata entonces de orientar de forma adecuada al nuevo integrante, para que tenga un comienzo y desarrollo óptimo en la organización.

Conocer en profundidad a la empresa, su cultura, sus políticas así como sus objetivos estratégicos, y saber cuál es su rol dentro de la misma, es fundamental para que el nuevo colaborador comience a apropiarse de sus tareas y se sienta responsable por las mismas. Esto hace que se incremente su sentido de pertenencia con la organización, disminuyendo así, la posibilidad de que el mismo desee alejarse de la organización. Del mismo modo, una inducción estratégicamente planificada, favorece el rendimiento del trabajador e incrementa la buena imagen de la empresa. Además de las ventajas entres mencionadas, un adecuado proceso de inducción constituye a la socialización del nuevo trabajador con su equipo de trabajo.

Es en este sentido que se pueden identificados dos clases de inducción: general y específica. La primera de ellas se caracteriza por brindar una visión amplia de la organización: historia, organigrama, misión, visión, reglamentos, políticas, beneficios así como las tareas específicas de tu cargo: funciones, responsabilidades,

En cambio, la inducción específica no solo se remite a la informar sobre las responsabilidades y estructura de la organización, sino que también procura orientar sobre las instalaciones, la presentación del resto de los colaboradores, relaciones jerárquicas, productor o servicios, ambiente laboral, hábitos de trabajo, normas de seguridad, reglamento, métodos de evaluación etc.; profundizando más en cada aspecto concerniente al trabajo diario de la empresa. De esta manera disminuye la ocurrencia de errores por falta de información y fomenta la seguridad del trabajador.

Si bien muchas organizaciones no cuentan con planes de inducción establecidos, es momento de que los encargados de gestionar el talento, consideren la importancia de los mismos, lo cual hará mucho más sencilla su posterior seguimiento con el trabajador y disminuirá la ocurrencia de posibles crisis, desde la desmotivación del trabajador, hasta la disminución de su rendimiento. Por eso en  HUMAN PHI apoyamos a las organizaciones en la creación de adecuados programas de inducción, que les permitan alcanzar con sus objetivos estratégicos, fidelizando al trabajador desde el inicio de su relación laboral con la empresa.

1 - http://www.gestiopolis.com/importancia-de-la-induccion-de-personal-en-las-empresas/

 


Ingresa aquí tu cv