Acciones estratégicas para la retención del talento

En la edición del mes de noviembre de nuestra newsletter, veíamos como la imagen de marca que las organizaciones transmiten de sí mismas, influye también en el ambiente interno de la misma - lo que repercute positivamente en la retención de clientes y en la captación de nuevos, construyendo Marca Empleadora.

Las acciones socialmente responsables, conforman también la identidad y cultura de la organización y son bien vistas por quienes buscan empleo. Principalmente las nuevas generaciones - millenials-, son proclives a interesarse por organizaciones que apoyan a instituciones de la organización civil, realizan tareas comunitarias, prácticas que contribuyen al cuidado del medio ambiente o simplemente, que poseen una cultura corporativa con valores sociales internos, tendientes al desarrollo personal, profesional y grupal.

Muy a menudo se entiende que las acciones de RSE constituyen prácticas externas a la organización pero, en un mercado donde la rotación de personal es uno de los puntos de dolor más fuertes para ellas, identificar acciones que satisfagan las necesidades de las personas, también constituyen acciones socialmente responsables, que contribuyen a retener el talento e incrementar la satisfacción de los colaboradores.

Actores involucrados

Definida por la Organización Mundial del Trabajo (OIT) como “la manera en que las empresas toman en consideración las repercusiones que tienen sus actividades sobre la sociedad y en la que afirman los principios y valores por los que se rigen, tanto en sus propios métodos y procesos internos como en su relación con los demás actores”3, las acciones de RSE deben ser planificadas a partir de las necesidades de los stakeholders.

Entendidos como los “trabajadores, organizaciones sociales, accionistas y proveedores, entre muchos otros actores claves que se ven afectados por las decisiones de una empresa”2, comprender cuáles son sus necesidades resulta fundamental para poder satisfacerlas y establecer relaciones de trabajo conjuntas, procurando la sostenibilidad del negocio. Se trata pues de integrar las acciones de las organizaciones con su entorno.

Al interior de las empresas, el trabajo en numerosas organizaciones nos permite visualizar que, en aquellas que implementan adecuadas políticas de RSE, las personas poseen un grado de compromiso mayor con su labor. Al mismo tiempo que las acciones tendientes a fortalecer el desarrollo de las personas contribuyen a fidelizar su relación con la organización, se incrementa la productividad al contar con personas formadas y motivadas,  lo cual conlleva disminuir el índice de rotación de personal y el ausentismo.

En este sentido, también se ve favorecida la reputación de la organización, de la cual se obtiene una imagen positiva, lo que contribuye a la captación de nuevos colaboradores y clientes.

Organizaciones socialmente responsables, son sinónimo de Employer Branding.