Nuevas prácticas para la gestión de personas – Team Building  

En anteriores ediciones de nuestra newsletter institucional, dedicábamos un espacio a la Gamificación, entendida esta como la implementación de instancias lúdicas dentro de las organizaciones destinadas a fortalecer el compromiso de las personas y el nivel de satisfacción con la misma.

Con el objetivo de fortalecer el compromiso de los equipos de trabajo, fomentar la confianza y mejorar las relaciones interpersonales entre compañeros el Team Building comienza a posicionarse como técnica de gestión de personas por parte de las organizaciones para generar verdaderos equipos de “alto rendimiento”.

¿Qué es Team Building?

Se trata de un conjunto de prácticas caracterizadas por la realización de actividades grupales, generalmente fuera de la oficina, basadas en la experiencia, tendientes a fomentar la participación de todas las personas, quienes en equipos deben alcanzar un objetivo en común. La creatividad en este tipo de actividades es ilimitada, ya que quienes ofrecen este tipo de servicios, brindan una amplia gama de ejercicios, sorprendiendo a quienes participan de las mismas.

¿Por qué practicar actividades de Team Building?

Como toda práctica de gestión, ante todo se deben establecer claramente los objetivos de la actividad, realizando un diagnóstico previo de la organización para saber sobre qué aspectos es necesario hacer énfasis. Quienes desarrollan este tipo de actividades, más allá de la recreación y del corte de rutina el cual para muchas empresas constituye uno de los factores causantes de la falta de motivación, ven en éstas la posibilidad de unir a las personas en pro de un objetivo en común. Es en este sentido que los beneficios no solo reditúan en el incremento de la motivación y satisfacción laboral, sino también que el clima laboral mejora, siendo otro de los factores más preocupantes de las organizaciones. El Team Building no solo promueve el trabajo en equipo, sino también el liderazgo, identificándose personas capaces de sacar el equipo adelante. La evaluación la actividad constituye otra parte importante de la misma, donde los propios participantes del grupo, reflexionan sobre su actuación para alcanzar conclusiones que repercuten en su desempeño laboral.

Como vimos en anteriores oportunidades, no todas las personas se ven motivadas por incentivos económicos, lo cual para algunas empresas suele ser la primera solución en la que piensan al momento de retener el talento dentro de la organización. ¿Pero qué sucede cuando las personas necesitan otra clase de incentivos? Recurrir a prácticas no convencionales como las de Team Building, puede ser la solución para garantizar la satisfacción de las personas que las empresas necesitan. Fomentar la comunicación y la confianza entre las personas, repercute positivamente en el ambiente laboral, siendo este un factor también esencial al momento de una persona definir su permanencia o no dentro de una empresa.

¿Has pensado en planificar acciones no convencionales para la gestión de personas?

En HUMAN PHI trabajamos junto a las organizaciones para formar verdaderos equipos de alto rendimiento.