Las “pausas activas” como forma de retener el talento y prevenir el ausentismo laboral.

Como ya hemos visto en anteriores ediciones de nuestras newsletter, el ausentismo laboral es una de las preocupaciones que más atormentan a las organizaciones.

La disconformidad laboral lleva en muchas ocasiones a la ocurrencia de enfermedades psicosociales ocasionadas por el propio ámbito laboral. Es en este sentido, que cada día más, las organizaciones buscan métodos para evitar la fuga de talentos producto de tales disconformidades.

Se denominan “pausas activas” a “los momentos durante la jornada laboral, que se dedican a realizar ejercicios de movilidad, estiramiento, tonificación muscular y/o ejercicios aeróbicos entre leve a moderados”1, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los colaboradores. En muchas ocasiones son prácticas que ellos mismos llevan adelante y en otras, y cada vez más, las empresas solicitan los servicios de especialistas en gimnasia laboral, quienes una o dos veces a la semana, acuden a ellas para trabajar con las personas.  

Si bien para algunas empresas aún les es difícil incorporar este tipo de prácticas considerando que distorsionan la jornada laboral, quienes ya han superado dicha barrera y promueven entornos saludables de trabajo, saben que es a partir del bienestar de las personas que se alcanzan los mismos.

 


Las “pausas activas” además de brindar beneficios para la salud de los trabajadores, como el de prevenir lesiones físicas y enfermedades mentales como las antes mencionadas, trae consigo importantes ventajas para las organizaciones, mejorando la imagen de la misma y por ende su reputación. A la interna de ellas, contribuye a incrementar el nivel de productividad, de satisfacción laboral, disminuyendo considerablemente la probabilidad de ocurrencia de situaciones de conflicto. Asimismo, al incrementar el grado de compromiso de los trabajadores, disminuye los índices de ausentismo y rotación de personal, lo que contribuye a reducir los costos de reclutamiento así como de capacitación. Por estas y otras ventajas, promover la realización de “pausas activas” en el marco de un programa de gimnasia laboral programada que vincule actividades dentro del horario laboral así como otras fueras del mismo, habla también de la organización. Como hemos mencionado en otras oportunidades, las empresas que implementan este tipo de prácticas, son sinónimo de organizaciones responsables.  

Referencias:

1 - http://www.cardiosalud.org/programas/actividad-fisica-y-salud/pausa-activa-para-ambientes-laborales