¡VACACIONES! Y la empresa…?

Todos los años, las empresas enfrentan el desafío de organizar y planificar las funciones, relevos y un manual con procedimientos, para así acordar las vacaciones de sus empleados. 

Es habitual que, a la hora de organizar las licencias de los colaboradores, se desconozcan los procedimientos que se deben utilizar. Tenemos que tener en cuenta que hay roles que son fundamentales y los debemos cubrir con prioridad durante las ausencias, para dejar todo ordenado.

Un punto clave es conocer los procedimientos que maneja la organización.

Cada empresa utiliza diferentes procesos para organizar las vacaciones de los empleados, y cuanto más grande es el equipo, más largo es el proceso de organización. Por tal motivo, es necesario conocer con exactitud los límites de tiempo para presentar la solicitud y las diferentes opciones de fechas disponibles entre los compañeros de trabajo. Para ello es aconsejable solicitar con más 15 días de anticipación.

El segundo punto a tener en cuenta es definir las funciones y relevos en cada puesto, asegurándonos de esta manera que la organización pueda continuar con sus obligaciones diarias y mantenga el equilibrio sin alterar la productividad laboral. Para ello es necesario que se establezca y planifique las funciones pertinentes a cada puesto de trabajo en los distintos equipos de forma detallada para que el colaborador que queda en ese lugar, pueda cumplirlas sin problemas, y la organización no sienta la falta del trabajador.

El tercer punto es elaborar un manual con los procedimientos. El mismo será útil ante cualquier eventualidad en él que se verán plasmadas las tareas y los procedimientos, para así poder responder a todas las inquietudes que puedan surgir en el transcurso de la jornada laboral. De esta manera, los colaboradores podrán recurrir al material para aclarar cualquier duda y poder cumplir con las tareas asignadas de manera exitosa.

En definitiva, se trata de evitar la sobrecarga en los sectores, logrando así alcanzar un equilibrio.