Tus hijos de vacaciones y tú trabajando

Las vacaciones de verano pueden transformarse en una verdadera complicación para millones de padres de familia. Todos sabemos que los abuelos son aliados a la hora de colaborar con el cuidado de nuestros hijos, pero debemos considerar sumar alguna colonia vacacional para los niños. Esto logra que los abuelos no se cansen tanto del ritmo agitado de sus nietos y los niños se abren a nuevas experiencias.

Tanto los campamentos como las colonias han ido en aumento. En muchos casos, los mismos colegios conforman actividades de verano – no obligatorias – para quienes deseen llevar a sus hijos. Dichas actividades suelen ser de un horario más reducido que el del aula, y se encuentran conformadas por actividades de recreación variadas.

Lo positivo de ellas es que fomentan el contacto de los más pequeños con la naturaleza, además de practicar deportes y otras actividades tales como el aprendizaje de idiomas y sobre todo, participar en la conformación de nuevos grupos sociales.  

Otra alternativa para tener en cuenta: si nuestros hijos ya son más grandes y pueden permanecer en casa solos, es inscribirlos en algún tipo de actividad como lo son los cursos de verano, para perfeccionar conocimientos o buscar algún tipo de danza o deporte, como por ejemplo la natación. 

Concluyendo, si bien es importante que padres e hijos pasen tiempo juntos, debemos tener presente que, aunque los niños necesitan de nuestro cuidado y/o atención, un apego excesivo no es positivo para ellos, y las vacaciones de verano pueden ser una oportunidad para que aprendan a ser más independientes emocionalmente.