¡Tenés que saberlo!

El Clima Organizacional como factor fundamental para la prevención de riesgos laborales

El Clima Organizacional como factor fundamental para la prevención de riesgos laborales La globalización y la competitividad de los mercados actuales se han visto reflejadas en el incremento de los riesgos psicosociales dentro de las organizaciones, los cuales también han ido evolucionando históricamente.

Calificado el Capital Humano de las empresas como su principal fuente de valor, promover el bienestar físico, mental y social de los trabajadores constituye una tarea fundamental para toda empresa, no sólo para evitar incumplir con la normativa vigente sino fundamentalmente para preservar su salud, redituando en el incremento cuantitativo y cualitativo de la producción.

Entendiendo el clima organizacional como el ambiente laboral conformado por las percepciones de los miembros de las empresas, sobre sí mismos y sobre su entorno, las relaciones interpersonales y la comunicación informal, entre otros aspectos que repercuten en el accionar de los trabajadores siendo un elemento clave de su comportamiento, generar un clima de trabajo cómodo para el correcto desempeño de sus funciones, constituye una de las principales estrategias de gestión para la promoción de la salud de los trabajadores, potenciando la motivación, satisfacción y el compromiso del Capital Humano, en pro del fortalecimiento de su bienestar.

Principales enfermedades psicosociales

Estudios realizados recientemente por investigadores del “Centro de Investigación en Psicología de la Salud Ocupacional, la Innovación y el Cambio Organizacional” de la Facultad de Psicología de la Universidad de la República, revelan que el 25% de los trabajadores en nuestro país, son afectados por el estrés, considerada ésta como una de las principales enfermedades profesionales del Siglo XXI, siendo el riesgo psicosocial por excelencia; seguido por la depresión, que afecta a un 9.3% de la clase trabajadora y el insomnio a un 10.2%, demostrando de esta manera, que las principales afecciones del Capital Humano dentro de las organizaciones se dan a consecuencia del ambiente laboral en el cual se desempeñan, permitiendo afirmar que si las organizaciones poseen un clima organizacional favorable, la calidad de vida de su Capital Humano aumenta, reduciendo así los focos de riesgo.

Características inherentes al puesto ocupado (ritmo de trabajo, autonomía, funciones desempeñadas, falta de control, monotonía y rutina), características personales (motivación, personalidad, edad, formación y aptitudes), así como características propias de la organización (comunicación, estilos de mando y liderazgo, participación en la toma de decisiones, definición de cargos, sistemas de remuneración) y factores extralaborales (entorno socioeconómico, vida personal, familiar y tiempo libre) son algunos de los factores psicosociales que pueden trastocar la salud emocional del Capital Humano de una organización, por lo que desarrollar programas preventivos con el objetivo de identificar las condiciones laborales proclives a generar daños psicosociales, es fundamental.

Herramientas preventivas

Comenzado por la evaluación del clima laboral para la detección de posibles focos de riesgo, a partir de las percepciones de los trabajadores, para posteriormente pensar planes estratégicos de acción acorde a los riesgos detectados y siendo las emociones uno de los factores que ejercen mayor influencia en el Clima Organizacional, la presencia de un coach en las organizaciones resulta una herramienta eficaz e importante para la concientización del Capital Humano de toda organización, donde mediante una mirada externa y objetiva trabaja sobre las emociones de los miembros de ellas, con el objetivo de subsanar inconvenientes y potenciar sus habilidades en pro del fortalecimiento de su talento, minimizando así posibles riesgos existentes.

Una adecuada y continua capacitación del Capital Humano, tanto en prevención de riesgos laborales como en materia de funciones y roles, constituye una importante herramienta de prevención que permite concientizar a los trabajadores aumentando su motivación y el sentido de pertenencia con la organización.

La retroalimentación hacia los trabajadores por parte de mandos superiores a través de efectivas técnicas de evaluación del desempeño, resulta una herramienta beneficiosa no solo para la empresa, quien logra identificar, potenciar y retener el talento de su personal, sino también al Capital Humano, quien logra entender cuáles son los aspectos valorador por sus superiores permitiendo establecerse objetivos concretos, resultando ser una excelente herramienta de comunicación interna.

Planificar programas de incentivos así como realizar una correcta definición de cargos para determinar de forma precisa las responsabilidades y tareas de los trabajadores y definir sistemas de remuneración acordes a las funciones y roles, permite a las empresas minimizar de ante mando posibles riesgos psicosociales producto de la insatisfacción de los trabajadores, siendo estos más difíciles de detectar que los físicos. Además de minimizar los riesgos y de sensibilizar al Capital Humano de las empresas, la puesta en funcionamiento de programas de prevención en materia de riesgos laborales, evita también inconvenientes tales como el ausentismo o la alta rotación de personal, causados principalmente por la falta de motivación de los trabajadores.

Partiendo del supuesto de que todo accidente laboral puede ser prevenido, comenzar por una adecuada planificación estratégica que permita generar un clima organizacional acorde, incrementando la empatía de los colaboradores con su labor, constituye uno de los principales medios para generar un entorno laboral saludable, garantizando la salud, seguridad y bienestar de todos los trabajadores.


Ingresa aquí tu cv